132017Nov
ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)

ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por la reducción persistente del flujo de aire en los pulmones y afecta por igual al sexo masculino y femenino.

Los factores de riesgo para padecerla: exposición al humo del cigarrillo (tabaquismo activo y pasivo), contaminación del aire, exposición laboral a productos químicos (vapores, irritantes, gases), infecciones reiteradas de las vías aéreas inferiores en la infancia.

El enfisema pulmonar y la bronquitis crónica son las dos afecciones que más frecuentemente contribuyen a desarrollar EPOC.

Sus síntomas más frecuentes son: disnea (dificultad para respirar), tos crónica y expectoración (con mucosidad). En ocasiones también sibilancias (silbido al respirar).        
A medida que la enfermedad empeora, los esfuerzos de la vida cotidiana pueden hacerse muy difíciles.

Los pacientes sufren frecuentes exacerbaciones, es decir, episodios más intensos de disnea, tos y expectoración, que pueden durar de días a semanas. Estos episodios pueden ser muy incapacitantes, requieren atención médica de urgencia (incluso hospitalización) y, en ocasiones, pueden ser mortales.

La EPOC no se cura. Sin embargo, el tratamiento farmacológico y la fisioterapia pueden aliviar los síntomas, mejorar la capacidad de ejercicio y la calidad de vida y reducir el riesgo de muerte.

El tratamiento más eficaz y menos costoso de la EPOC para los fumadores es, precisamente, dejar de fumar, ya que retrasa la evolución de la enfermedad y reduce la mortalidad por la enfermedad. En algunos casos, el tratamiento con corticoides inhalados es también beneficioso.


Comité Científico Vacunar

Noviembre 2017