132017Nov
DIA MUNDIAL DE LA DIABETES

DIA MUNDIAL DE LA DIABETES

Entendamos la diabetes

La diabetes es una enfermedad en la cual los niveles de glucosa (azúcar) en sangre se encuentran elevados. La glucosa proviene de los alimentos y es la principal fuente de energía del cuerpo.

La insulina es una hormona producida por el páncreas que permite que la glucosa ingrese a las células para aportarles energía.

Existen dos tipos de diabetes

La diabetes tipo 1 es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce insulina. Este tipo de diabetes suele adquirirse durante la infancia o en adultos jóvenes pero puede aparecer a cualquier edad. Las personas con este tipo de diabetes deben utilizar insulina todos los días.

En la diabetes tipo 2, que es la común, el cuerpo no produce o no utiliza la insulina de manera adecuada. Es más frecuente en personas de mediana edad y en ancianos.

En los dos casos al no haber suficiente insulina, la glucosa se encuentra aumentada en sangre (hiperglucemia), lo cual puede derivar en diferentes problemas de salud: insuficiencia renal, problemas cardíacos, accidente cerebrovascular, problemas en los ojos, enfermedades dentales, lesiones en los nervios, problemas en los pies.

Diabetes en el embarazo

A veces la diabetes aparece en la mujer durante el embarazo (diabetes gestacional), y en muchos casos desaparece al nacer el bebé. Sin embargo, una mujer que tuvo diabetes gestacional tiene más chances futuras de tener diabetes tipo 2.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre en el cual aparecerá hiperglucemia (niveles elevados de glucosa en sangre). Luego existen algunos análisis más específicos que se solicitan ante la sospecha de diabetes.

Según el tipo de diabetes, el tratamiento puede requerir insulina, hipoglucemiantes orales (medicación vía oral) o ambas.

¿Cómo se previene?

Para prevenir la diabetes tipo 2 existen una serie de medidas que se pueden llevar a cabo, todas ellas relacionadas con el estilo de vida:

  • Evitar el sedentarismo, sobrepeso y obesidad.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Limitar el consumo de grasas y procurar que éstas sean monoinsaturadas (aceite de oliva, frutos secos, etc).
  • Limitar el consumo de hidratos de carbono a verduras, hortalizas, legumbres, cereales integrales y derivados lácteos.
  • Consumir fibras.
  • Limitar o evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Realizar actividad física (150 minutos por semana).

Comité Científico Vacunar
Noviembre 2017




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *