242017Oct
Yoga para niños

Yoga para niños

El Yoga es una filosofía de vida que nace en India y tiene más de 5.000 años. Nos conecta con el cuerpo, la mente y el espíritu través de diferentes asanas (posturas), la respiración y la meditación.

La mente siempre está saltando del pasado al futuro, la respiración es el puente de unión entre esta mente agitada y el cuerpo, ayudándonos a estar en el momento presente.

Además ya de niños, por diferentes circunstancias somos obligados a reprimir la expresión de diferentes emociones (rabia, alegría, tristeza, afecto, deseos, etc.), y vamos desarrollando bloqueos respiratorios y por ende, corporales, correspondientes a la emoción reprimida, de esa forma reducimos la vitalidad del cuerpo. Por este motivo en las clases se acompaña al niño a que respire de forma completa de la panza al pecho y que ésta no quede fijada solamente en el pecho o en la panza.

¿Desde qué edad un niño puede practicar yoga?

Podría decirte que desde la panza. Luego cuando el bebé nace, a partir de los 3 meses se acercan las mamás también con ellos para hacer prácticas juntos, hay muchos centros que trabajan con esta dupla. En el caso de que concurran solos a las clases, lo ideal es que sea a partir de los 4 años de edad.

¿Existen contraindicaciones?

Sí, cada asana tiene su contraindicación, por eso para comenzar con la práctica se aconseja hacerlo con un profesor y comunicarle el estado de salud para que éste determine una variante que se adecue al practicante.

¿Cuáles son los beneficios del yoga?

Los chicos también se estresan, tienen ansiedad, y la práctica los ayuda a conocerse, a reconocer sus emociones, a estar en contacto con ellos mismos, y con otros de forma más amorosa. Un niño que ya de pequeño puede conectar con toda la gama de emociones, que  vive en su cuerpo libre de corazas musculares, que puede dirigir sus pensamientos en lugar de que éstos lo dirijan a él, crece siendo un adulto sano y completo.

¿Cómo se desarrolla la clase?

La dinámica de la clase depende de cada profesor, en mis clases en general comienzo con los diferentes saludos como ser del sol, la luna, que a los chicos les encanta por su dinamismo,  continuo con algún juego para aplicar los pranayamas (ejercicios respiratorios), también asanas de flexibilidad y equilibrio, y finalizo con una relajación o visualización, aunque siempre trato de ver cómo está el grupo ese día, y acompañarlos con lo que estén necesitando.

¿Es necesario que los niños estén acompañados por adultos?

En mi espacio, los chicos que vienen o han venido es para realizar una actividad conjunta en general con la mamá. No es necesario que los padres hagan Yoga, pero como es una actividad importante en estos momentos de tanto estrés diario, si lo hacen todos, es favorable para la familia.

Noelia Taddia
Profesora Yoga Integral  




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *