242017Oct
Trombofilia: mitos y realidades

Trombofilia: mitos y realidades

En el último tiempo mucho se ha dicho sobre la trombofilia y sus posibles consecuencias para la mujer embarazada. En esta nota queremos contarte de qué se trata esta patología y desterrar algunos mitos que circulan a su alrededor.

¿Qué es la trombofilia?

Es un trastorno poco frecuente de la sangre en el cual existe una tendencia a formar trombos (coágulos)  que impiden un adecuado flujo sanguíneo. Puede ser hereditaria (genes predispuestos a la alteración) o adquirida (se desarrolla en la vida adulta), esta última es la más frecuente y se denomina síndrome antifosfolipídico.

¿Qué es el síndrome antifosfolipídico (SAF)?

Es una forma de trombofilia adquirida autoinmune (genera anticuerpos contra los propios vasos sanguíneos) que puede generar complicaciones en la embarazada y el recién nacido: pérdida de embarazos avanzados (más allá de las 12 semanas de gestación), parto pre término, hipertensión arterial durante el embarazo (preeclampsia), restricción del crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer.

El SAF también puede generar otros fenómenos trombóticos como accidente cerebrovascular (ACV), trombosis venosa profunda (TVP) y tromboembolismo pulmonar (TEP).

¿Todas las pacientes en edad fértil deben ser estudiadas para trombofilia?

No, deben estudiarse sólo las pacientes que presenten alguno de los siguientes antecedentes:

  • Abortos recurrentes (2 o 3 abortos menores a 7 semanas o un aborto más allá de las 10 semanas).
  • Feto muerto sin causa aparente.
  • Retardo en el crecimiento intrauterino.
  • Infartos placentarios.
  • Antecedentes de desprendimiento de placenta.
  • Antecedentes de ACV, TEP o TVP.
  • Antecedentes familiares de TVP, TEP o infarto antes de los 55 años.

¿Cómo se diagnostica la trombofilia?

A través de un análisis de sangre junto con los antecedentes clínicos de la paciente. Es importante destacar que la sola presencia de anticuerpos antifosfolipídicos elevados (característicos de esta enfermedad) no es suficiente para arribar al diagnóstico, ya que muchas mujeres tienen esta alteración en el laboratorio y desarrollan embarazos sin complicaciones.

¿Cómo se trata la trombofilia?

El tratamiento consiste en administrar heparina de bajo peso molecular y ácido acetilsalicílico (aspirina) en baja dosis desde la confirmación del embarazo.

La heparina de bajo peso molecular no atraviesa la placenta, por lo tanto no produce ninguna alteración en el bebé.

¿Cuál es el pronóstico?

En pacientes con diagnóstico y tratamiento temprano de la trombofilia, las chances de tener un embarazo a término es cercana al 90%. Existe un reducido grupo de pacientes que pueden perder el embarazo en el primer trimestre a pesar del tratamiento, generalmente esto se da por otras causas (principalmente alteraciones genéticas).

Algunas reflexiones

Los médicos que desarrollamos la especialidad de medicina reproductiva vemos aumentada la incidencia de esta patología debido a que tratamos más pacientes con abortos recurrentes, pero dentro de este grupo de pacientes, la trombofilia, de cualquier manera,  representa un escaso porcentaje (cerca del 10 %). La gran mayoría de estas pacientes tienen pérdidas de embarazos pequeños que se dan entre las 6 a 9 semanas, y estas pérdidas están íntimamente relacionadas con la edad materna avanzada, y fallos en sus óvulos debidos a fallas genéticas asociadas a la edad materna.

La gran modificación de la realidad de estas pacientes estaría dada por hacer estudios genéticos de los embriones formados antes de colocarlos a la paciente intraútero. Estos estudios son la clave para resolver estas pérdidas reproductivas a repetición y los fallos de infertilidad masivos, ya sea abortos y/o fallas en la implantación de esos embriones, pero, lamentablemente, el costo de estos estudios genéticos del embrión son una barrera para la utilización masiva.

La llegada de estas técnicas de biopsias genéticas del embrión previo a la implantación (PGD o PGS) revolucionan actualmente las técnicas reproductivas ya que dan un barrido de luz sobre fallas antes no descubiertas y que catalogábamos como fallos dudosos o infrecuentes como la trombofilia, o fallos del útero receptor, que actualmente sabemos con certeza son debidos a trisomías o monosomías (es decir cromosomas de más o de menos) en el embrión formado.

MITO: Toda mujer que quiere quedar embarazada debe hacerse análisis para estudio de trombofilia.

REALIDAD: Algunas mujeres con determinadas características (antes mencionadas) deben realizar una consulta con el especialista para estudio de trombofilia.

MITO: Toda mujer que tiene abortos recurrentes tiene trombofilia.

REALIDAD: Sólo el 10% de las mujeres con abortos recurrentes tiene trombofilia, en el resto las causas son otras (edad materna, falla en los óvulos, alteraciones genéticas)

Dr. Mariano Sasiain

Especialista en Medicina Reproductiva

Médico Staff FERTILAB




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *