42017Oct
¡UNA PRIMAVERA SIN ALERGIAS!

¡UNA PRIMAVERA SIN ALERGIAS!

Las llamadas alergias estacionales de primavera afectan al 15% de los argentinos y perjudican la calidad de vida quienes las sufren.

Existe en primavera una mayor prevalencia de las enfermedades alérgicas respiratorias (también llamada rinitis alérgica) y los pacientes que sufren de alergia al polen, tanto de los árboles como de las gramíneas (pastos), tienen una gran predisposición a desarrollar los síntomas.

¿Cuáles son los orígenes?

En Buenos Aires y alrededores desde agosto y hasta noviembre, polinizan los árboles: aromos, cipreses, pinos, plátanos, fresnos (constituyen el 85 % de los árboles en la ciudad), el árbol del paraíso, el eucalipto y el árbol del cielo.

Dentro de los árboles, los mayores causantes de la rinitis alérgica son: el fresno y el plátano.  Sin embargo, el polen de gramíneas (pasto y el césped) es el mayor responsable de la polinosis, alergia al polen, que conlleva a la rinitis alérgica estacional.

¿Cuáles son los principales síntomas para no confundirlas con un resfrío?   

Síntomas: Picazón, irritación de ojos, de nariz, de paladar y faringe; estornudos; fatiga; lagrimeo y conjuntivitis.

Puede resultar difícil diferenciar la rinitis alérgica del resfrío. Los principales indicios son: el resfrío dura pocos días y la rinitis alérgica presenta cuadros que, sin tratamiento, se prolongan en el tiempo y en pacientes alérgicos se repite año tras año y en una época determinada.

La rinitis alérgica debe ser tratada porque genera un enorme impacto en la calidad de vida, en algunos casos la congestión nasal impide el sueño y a su vez puede aumentar el índice de apnea y hasta ser causante de asma.

¿Quiénes son los más propensos a padecerlas?

La polinosis o alergia al polen, es más común en el adulto ya que para que la sensibilización a un alérgeno ocurra, hacen falta exposiciones sucesivas que actúen como sensibilizantes y transcurrido un periodo de latencia, una nueva exposición actúe como desencadenante. Por eso, es muy rara en chicos de edad preescolar y recién empieza a ser frecuente en la adolescencia.

Medidas de prevención

Las personas alérgicas al polen pueden establecer mecanismos simples de control ambiental, por ejemplo:

-No abrir las ventanas de la casa.

-Contar con acondicionadores de aire en la casa que tengan filtro HEPA (filtros de aire de alta eficiencia).

-Minimizar la actividad al aire libre en los días calurosos y ventosos.

-Viajar con las ventanillas del auto cerradas.

-Tomar especial recaudo en los días siguientes a la lluvia, ya que hay mayores niveles de polen en el aire.

¿Cómo decirle adiós a las alergias?

Las opciones van desde evitar la exposición al polen, hasta la medicación, pero lo más recomendable es realizar una consulta con un médico o dirigirse a un servicio de alergia.

Los alergistas, con los avances actuales, llegaron a controlar los síntomas de manera permanente ya que trabajan sobre el problema, identifican los alergenos a los que el paciente es sensible y hacen tratamientos por vía subcutánea o sublingual para generar tolerancia o acostumbramiento del sistema inmune. Por eso hoy en día existe la posibilidad de tratar y curar este tipo de alergias y disfrutar a pleno de la primavera.

Dr. Alberto Tolcachier

MN – 55.593

Jefe del Servicio de Alergia del Hospital Durand