312016Ago
Herpes zóster o culebrilla: se puede prevenir

Herpes zóster o culebrilla: se puede prevenir

HERPES ZÓSTER (CULEBRILLA) ¿CÓMO PREVENIRLO?

“Ponete tinta china”, “que no se toquen las puntas”, “conseguí hojas de sauco”… Durante años la mitología popular sobre la culebrilla se encargó de alimentar mitos y difundir remedios caseros de dudosos resultados y nulos fundamentos. En esta nota te contamos todo lo que necesitás saber sobre el Herpes Zóster y su vacuna.

¿Qué es el herpes zóster?

El herpes zóster es una enfermedad producida por el mismo virus de la varicela que, luego de haber padecido esa enfermedad, queda latente en el organismo y reaparece en algún momento de la vida; y lo hace a lo largo de algún trayecto nervioso, con mayor frecuencia en el tórax o en la cara.

Casi todas las personas a los 50 años ya han padecido la varicela y es justamente a partir de esa edad, donde se empieza a incrementar el riesgo de desarrollar Herpes Zóster ya que las defensas o inmunidad que protege al organismo contra la reactivación de este virus, comienzan a disminuir.

Se estima que 1 de cada 3 personas que haya sufrido varicela puede desarrollar herpes zóster en algún momento de su vida y el riesgo se incrementa con la edad. La mitad de los casos ocurren en hombres y mujeres mayores de 60 años.

Otro grupo de personas que tienen más riesgo de desarrollar herpes zóster son aquellas que tienen el sistema inmunológico comprometido, como ocurre en quienes padecen ciertos tipos de cáncer (leucemia y linfoma), en las personas infectadas con el VIH, o en quienes reciben drogas inmunosupresoras como los esteroides o los que han recibido trasplante de órganos.

Síntomas

Los síntomas comienzan con dolor, sensación de pinchazo, hormigueos u otras similares en la zona afectada, y luego de dos a tres días, se hacen manifiestas las lesiones típicas en la piel que son como las de la varicela, pero localizadas a lo largo del trayecto de un nervio.

Las complicaciones del herpes zóster incluyen: el compromiso del ojo cuando afecta los nervios de la cara lo cual puede ocasionar trastornos visuales, trastornos neurológicos como parálisis, encefalitis u otros y el dolor intenso durante el episodio y a largo plazo.

Esto último se denomina neuralgia post-herpética (NPH) y se caracteriza por la persistencia del dolor más allá de los 90 días de haber padecido la enfermedad y luego de que las lesiones de la piel ya se han curado por completo.

La NPH se manifiesta en forma continua o por accesos muy violentos de dolor o pinchazos, o sensación de quemazón o de falta de sensibilidad. Es muy difícil de manejar, requiere la administración de analgésicos potentes, altera la calidad de vida y, en algunos casos es invalidante.

No todas las personas que tiene herpes zóster desarrollan NPH pero el riesgo aumenta con la edad, sobre todo a partir de los 60 años.

¿Cómo prevenir el herpes zóster?

En la Argentina está disponible actualmente una vacuna para prevenir el herpes zóster. La misma está aprobada y se aplica a partir de los 50 años,  incluso en aquellas personas que ya hayan padecido algún episodio de la enfermedad.

La vacuna es eficaz y disminuye el riesgo de contraer la enfermedad y previene el desarrollo de la neuralgia post herpética, una única dosis protege a los mayores de 50 años.

Comité Científico VACUNAR

Mayo 2017